Diferencias entre aeromodelo y avión - AerobuyRc

El Aeromodelo y el avión ¿son lo mismo?

Para los que ya sois aeromodelistas expertos os parecerá de Perogrullo. Pero para los que se están iniciando es todo un misterio.

Según la Organización Internacional de Aeronáutica Civil (OACI) el avión es un Aerodino propulsado por motor, que debe su sustentación en vuelo principalmente a reacciones aerodinámicas ejercidas sobre superficies que permanecen fijas en determinadas condiciones de vuelo. Pues eso. La palabra "avión" es un acrónimo francés para Appareil Volant Imitant l'Oiseau Naturel ("aparato volador que imita el ave natural"). La palabra fue utilizada por primera vez por el insigne, auténtico y olvidado inventor de la aviación Alberto Santos Dumont, brasileño afincado en Francia, para denominar su segundo aparato volador más pesado que el aire también conocido como Demoiselle. En realidad no hace falta explicar nada, todos tenemos en la cabeza la imagen de lo que es un avión.

aeromodelo minimag

 

Un aeromodelo y un avión no son lo mismo, pero es igual, o viceversa. Los aeromodelos son lo mismo que los aviones pero en pequeño tamaño, (aunque algunas maquetas escala 1:1 se saltan esta norma) y también vuelan, (condición imprescindible) pero son otra cosa. Está claro que no se debe confundir un aeromodelo con un juguete, los juguetes con forma de avión, simplemente no vuelan, puede que correteen por el suelo. Aunque últimamente existen también una generación de juguetes voladores, que en realidad son aeromodelos. Aunque no tengan mando de radiocontrol, ni forma de controlarlos en vuelo, si vuela es un aeromodelo. Si vuela y lleva un señor dentro es que es un avión.

Avión Cessna

 

Existen muchas diferencias entre un avión y un aeromodelo, y no son baladíes.

En primer lugar, en el aeromodelo, el piloto no va subido a bordo, el piloto está en tierra.

Esto limita bastante las distancias de vuelo, y mucho la velocidad de vuelo. Porque llega un punto en que ya no distingues al aeromodelo que estás volando. En la lejanía se convierte en un puntito indistinguible, y no puedes reconocer su trayectoria de vuelo, un poquito más lejos y ya no lo ves, y si no lo ves, ¡lo has perdido!.

Los aeromodelos de alta velocidad son los más perjudicados por este hecho. Apenas un segundo después de que pase delante de ti, ya tienes que hacerle dar la vuelta, porque lo pierdes de vista.

Algunos aeromodelistas instalan cámaras y GPS en sus aeromodelos para saber donde están volando, aunque no puedan ver físicamente el aeromodelo en el aire, ven lo que ve el aeromodelo mediante gafas de televisión o pequeños televisores en tierra, y algunos de ellos pueden volver al punto de lanzamiento automáticamente. A esta especialidad de aeromodelismo se le llama FPV (First View Person).

El aeromodelo no necesita disponer de espacio en su interior para transportar pasajeros o carga, o armamento. Aquí tenemos otra diferencia sutil, el aeromodelo se vuela siempre por placer, si el uso es militar o civil ya no se le puede considerar aeromodelo, ya entraríamos en la categoría de los Drones. El tesón de algunos aeromodelistas ha conseguido que algunos aeromodelos parezcan Drones. Y aunque no es normal, yo he conocido aeromodelos FPV que han volado distancias de 30km, y muchos consiguen volar de forma autónoma y con alturas de vuelo de aviones comerciales.

Esto es también un punto de cierta polémica. En algunos países de la Unión Europea no se permite que los aeromodelos tengan sistemas de vuelo autónomos, ni se pueden volar fuera del alcance visual del piloto. Si consigues construir un aeromodelo que dándole a un botón despega del suelo, hace un vuelo completo y estable y vuelve a la pista para aterrizar por si solo ¿¡Donde está la diversión!?. Le das al botón y te sientas a leer un libro…

Los tamaños de los aeromodelos normalmente van entre los 60cm de envergadura hasta los 2m de envergadura. (Por supuesto los hay mucho mayores y menores, pero constituyen rarezas).

Los materiales son mucho más sencillos, en los aviones lo normal es usar aluminio, acero y fibras compuestas, en los aeromodelos actuales el plástico es lo normal, y la madera de balsa también se usa mucho.

Los métodos de propulsión son distintos, la mayor parte de los aeromodelos actuales son de propulsión eléctrica. Los aviones se propulsan casi todos con queroseno, y usan motores de explosión y turbinas.

Las autonomías de vuelo son mucho menores en los aeromodelos. Un vuelo de 10 minutos en un aeromodelo es una experiencia plena y completa, raramente se vuela más de media hora, y los vuelos de una hora o más se convierten en pesados rompe cuellos. En un avión una autonomía de vuelo de media hora se considera muy corta e incluso peligrosa, y un vuelo de una hora es un vuelo corto.

El diseño es distinto, un aeromodelo maqueta de un avión real es muy difícil de reproducir a su escala exacta, simplemente por que no volaría, todas las maquetas volantes son aproximaciones parecidas. Los aeromodelos tienen las alas proporcionalmente más anchas, y los planos de cola son también mucho más grandes.

Lo que se considera un vuelo magnífico en un avión, por ejemplo la extraordinaria maniobrabilidad de un Corsair, es todo un inconveniente en un aeromodelo. Cuanto más maniobrable es un avión, menos estabilidad tiene, y si lo reproduces en un aeromodelo, es todavía peor, esa maniobrabilidad se magnifica en el aeromodelo, y se convierte en un aeromodelo muy nervioso, inestable y casi imposible de volar.

Los aeromodelos que vuelan mejor son los que se han diseñado específicamente para su uso en aeromodelismo y no pretendiendo copiar el diseño de un avión real, los mejores aeromodelos no son copias de aviones reales. Y suelen tener un diseño extraño, con el motor y la hélice al revés, alas de formas raras, y muchos no llevan tren de aterrizaje.

Sí, yo ya sé que usted tiene en su cabeza el recuerdo del impresionante vuelo de un aeromodelo maqueta de un caza F22 que vio en Internet volando a toda velocidad y posándose suavemente en el suelo, o el de un Spitfire de la 2ª guerra mundial, o quizás el de un elegante biplano de la 1ª guerra mundial, evolucionado magníficamente en el aire.

 

Pero es que estos aeromodelos de tipo maqueta no perdonan ningún fallo, cualquier equivocación se convierte en un desastre. Y en muchas ocasiones es un auténtico fastidio volarlos. Aún recuerdo un verano en el campo de vuelo de El Soto en Cuenca, en una reunión de Miliamperios. Un aeromodelista voló, ante la expectación y el aplauso general de todos asistentes un precioso “Fortaleza Volante”, de 5 metros de envergadura y 8 motores eléctricos de turbina. Por supuesto la pista de vuelo quedó reservada para él cuando hizo su precioso vuelo. Yo lo aprecié tremendamente, pero también me di cuenta de un pequeño detalle, nuestro amigo había estado dos horas montando su aeromodelo, hizo un vuelo de 5 minutos, y volvió a desmontarlo, tardando otras dos horas en desmontarlo. En toda la mañana no hizo otra cosa, y al final tan sólo voló durante 5 minutos. Yo admiro mucho a este tipo de aeromodelistas, pero yo no soy de esos. En el mismo tiempo, yo ya había hecho 5 vuelos con aeromodelos distintos, y un divertidísimo vuelo de combate aéreo con mis compañeros del club.

Si quieres aprender a volar y conseguir volar un aeromodelo similar a ellos no debes empezar por ahí, ten un poco de paciencia, y empieza por un aeromodelo de iniciación.

No te preocupes, cuando te acostumbres apreciarás la verdadera belleza de los aeromodelos. No menosprecies los aeromodelos de iniciación, después de que aprendas a volar, siempre tendrás uno en tu “hangar”. En muchas ocasiones verás como el piloto de un precioso y rapidísimo F22 a escala, cuando termina de volarlo, saca del maletero un sencillo aeromodelo de iniciación y se tira media hora de vuelo relajado.